Monteagudo Andalusí

Posted on Actualizado enn

Bereberes y árabes cruzarán el estrecho y llegarán a la Península Ibérica en el siglo VIII de nuestra era. Aprovechando la poca resistencia a la que tuvieron que hacer frente, bereberes y árabes se extendieron por la península llegando a ocuparla casi en su totalidad, a excepción de los núcleos de resistencia instalados en las montañas del norte, expandiendo una nueva cultura que estaba regida bajo una religión: el islam. Además la nueva cultura vendría acompañada de un salto cualitativo en las facetas científicas, técnicas y literarias. La base económica ya no se centraría en el mundo agropecuario pues el comercio tendría una gran importancia.

Levante Andalusí de Ibn Mardanish. Fuente:Región de Murcia Digital.
Levante Andalusí de Ibn Mardanish. Fuente:Región de Murcia Digital.

Teodomiro, gobernador visigodo del sureste, pactó con Musa la rendición de su territorio que pasaría a llamarse Kura de Tudmir (provincia de Teodomiro), es decir, Murcia. En el 743 muere Teodomiro y se dará paso a una etapa de inestabilidad debido a las pugnas entre tribus rivales árabes que el emir Abd al-Rahman II intentó apaciguar fundando en el año 825 Murcia. A comienzos del siglo XI, se fragmentó el estado fundado por los Omeyas de Damasco dando lugar a procesos de revelación y autonomía de ciertas ciudades (incluyendo guerras civiles), lo que es conocido como Primer Reino de Taifas favoreciendo de este modo el avance cristiano desde el norte hacia el sur que, realmente, no dejo de ser una repoblación de territorios deshabitados. En 1091 Murcia será ocupada por almorávides (así lo atestiguan restos arqueológicos) y durante un Segundo Reino de Taifas Ibn Mardanish (Rey Lobo) se hará con el Levante andalusí.

Monteagudo Andalusí.
Monteagudo Andalusí.

Las primeras referencias de fuentes históricas sobre Monteagudo datan del siglo XI. En 1078, Ibn Ammar, ministro del rey de Sevilla, al-Mutamid, tras un acoso constante acaba conquistando Murcia llegando incluso a apresar al gobernante local, Ibn Tahir, que será encarcelado en el Castillo de Monteagudo. La época de esplendor de nuestro sitio, corresponde al reinado de Ibn Mardanish, también llamado Rey Lobo, durante los años 1147 y 1171 realizando obras de gran importancia como la remodelación del Castillo, la construcción de un palacio fortificado conocido como el Castillejo situado en una finca particular del rey y por supuesto un complejo hidráulico compuesto por norias, acequias, acueductos, una alberca… que harán posible el abastecimiento de agua de las diferentes partes de la zona. En los dos paneles retroiluminados del centro, se pueden ver una recreación de una escena cortesana dentro del palacio del Castillejo y otra escena que muestra Monteagudo en su mejor época.

Capitel de alabastro.
Capitel de alabastro.

En las vitrinas del centro, se pueden ver diversos materiales aquí encontrados y que serán característicos del momento y la cultura; un estuco rojo con motivos geométricos, un capitel de alabastro y una yesería tallada en yeso con una banda epigráfica de tipo religioso, son elementos arquitectónicos que muestran el carácter suntuario del palacio del Castillejo. En otra de las vitrinas se ve una moneda de oro, un dinar de Ibn Mardanish (morabetino lupino) que indica la pujanza económica del reino, el interés por intercambios comerciales y la presión fiscal ejercida con motivo de un esfuerzo bélico. Respecto a materiales cerámicos aquí hallados, destacar la “loza dorada”. El resto de cerámica será de ajuares domésticos típicos del XII y XIII viéndose en el Centro de Visitantes un anafre, redomas para contener aceite, ataifores para presentar alimentos en mesa, jarritas para beber y candiles para iluminar. También se encuentra en estas vitrinas una botella de vidrio y un cangilón que permite obtener agua de los pozos. Las últimas figuras aquí visibles son silbato y dos piezas de soldados a caballo reconstruidos; todo esto encontrado en el Castillo o en sus inmediaciones.

Dinar de Ibn Mardanish.
Dinar de Ibn Mardanish.
Figuritas de soldados en caballo.
Figuritas de soldados a caballo.

 

 

 

 

 

 

 

Cronistas narran la conquista almohade del territorio gobernado por Ibn Mardanish, llegando a arrasar con parte de sus construcciones. Excepción de esto es el Castillo, que se conservó debido a sus cualidades defensivas y fue reocupado. Tras este periodo almohade, Alfonso X el sabio, de la corona de Castilla, con ayuda de Jaime I el conquistador, de la corona de Aragón, tomará Monteagudo y hará de su Castillo un refugio. La denominación pasaría a ser la de “real Monteagudo” que posteriormente será dividida en lotes y repartida entre los conquistadores. En una de las paredes de la sala se proyecta un video que muestra como era Monteagudo durante este periodo.

Castillo de Monteagudo. Fuente: Descubriendo Murcia
Castillo de Monteagudo. Fuente: Descubriendo Murcia.

 

Fuente: Guía del Centro de Visitantes de Monteagudo.

Fuente: Medina Ruiz, Antonio J y Sánchez Pravia José A, Monteagudo: Atalaya del tiempo, una mirada a la identidad cultural del valle de Murcia, 2014, Murcia.

Anuncios

Un comentario sobre “Monteagudo Andalusí

    […] Para saber más sobre el castillo y los restos medievales que conforman el complejo pincha aquí: https://cvmsancayetanoticumu.wordpress.com/2015/12/01/monteagudo-andalusi/ […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s